VISITAS

martes, 13 de julio de 2010

DÍA DE LA DIGNIDAD NACIONAL


Ayer se conmemoró en la Plaza de los Héroes de Rancagua el aniversario número 39 de un hito inmortal en la historia de Chile. El 11 de julio de 1971 el gobierno popular de Salvador Allende nacionaliza el cobre: por primera y única vez toda la riqueza cuprífera de nuestra tierra fue realmente chilena, rompiendo con la eterna tributación que como "colonia independiente" hemos entregado al imperio del capital extranjero.

Esta conmmoración reviste una significación especial este año, en donde el gobierno de derecha de Sebastián Piñera pretende que a cambio de unas migajas las transnacionales sigan llevándose el cobre. Piñera pretende que para juntar 600 millones para la reconstrucción tras el terremoto, se prometa a las mineras extranjeras que no se le aumentará el impuesto hasta el año 2025.

En Chile las grandes empresas mineras extranjeras han incrementado sus utilidades en 150.000.000.000 de dólares en la última década, mientras el Estado chileno sólo se ha beneficiado con menos de 15.000.000.000. Esto quiere decir que la riqueza de nuestra tierra está siendo explotada sólo en beneficio de las empresas extranjeras, abultando las cuentas de empresarios multimillonarios que en nada benefician a Chile. Con el dinero recaudado por CODELCO, nuestra empresa estatal del cobre (lo que queda de la nacionalización llevada a cabo por el presidente Allende) el Estado puede financiar parte del gasto público, los programas de educación y salud, siendo este dinero generado en benficio de los chilenos. ¿Por qué los gobierno post dictadura han aceptado seguir entregando prácticamente de forma gratuita nuestra principal riqueza?




En Australia, las mismas empresas transnacionales que explotan el cobre chileno, van a ser grabadas por un impuesto del 40%. En Chile el "Royalty" de Lagos sólo les impone pagar un 5%. Esto, sin tomar en cuenta que estas empresas han elaborado formas de evación fiscal principalmente declarando menos ganancias, o declarando pérdidas, algo absolutamente absurdo.

Estas empresas transnacionales poseen 2/3 del cobre de NUESTRO país, y han aportado, hasta el año 2006, con la suma de 1.400 millones, lo que es una suma ridicula en comparación con sus ganancias. CODELCO en cambio, explotando sólo 1/3 del cobre aporta a Chile 5 veces más que las empresas extranjeras. Los números no mienten, se está entregando nuestra riqueza más importante a empresas que sólo buscan su propia ganancia. El cobre es un recurso no renovable (como casi todos los recursos en realidad), y todo el que ha sido extraido ya no volverá a crecer.
Chile es un país con un potencial de riqueza gigantesco, pero ha sido por siglos explotado a beneficio de las grandes potencias extranjeras, que han construido sus imperios mediante la fuerza, la guerra, las amenzasas y las presiones. Desde el siglo XVI nuestras riquezas se explotaron en beneficio de los españoles, en el XIX el salitre benefició principalmente a los ingleses, y desde el siglo XX el cobre ha estado sometido a beneficiar a las empresas nortamericanas, sin beneficiar a los chilenos, sus legítimos dueños.
Chile, con tan sólo un 0,5% del territorio mundial, posee el más del 35% de las reservas de cobre conocidas (sin contar que se han hecho nuevos descubrimiento de yacimientos de cobre submarinos en nuestras costas), y en el año 2008 nuestro país producía el 36% de la poducción mundial, lo cual es muchísimo. El presidente Frei Montalva llamó al cobre "La Viga Maestra" de nuestra economía, Allende le llamó el "Sueldo de Chile". ¿Como es posible que se entregue al usufructo extranjero tan grande e importante riqueza?

Por todo esto, la actual discución sobre el "royalty" no es más que una verguenza, somos gobernados por un grupo de indolentes que protegen sus propios intereses a costa de ponerse al lado del Imperio y los intereses de empresas que enriquecen sólo a sus dueños. Mientras en Chile la gente se debate entre la precariedad y la pobreza, presionados por las deudas y un estilo de vida basado en la desigualdad. La gente hace colas en los consultorios, recibe una mala educación, más de 500.000 chilenos están bajo la línea de la indigencia, es decir que prácticamente no tienen qué comer, otros varios millones sufren la pobreza y sus estrecheces... y los gobiernos de Chile se dan el lujo de entragr riquezas gigantescas a empresarios extranjeros. Esto porque los gobiernos chilenos caminan de la mano con las transnacionales y las potencias imperialistas, son cobardes y se han entregado a la pseudo ciencia económica que incita a los países dependientes y pequeños como el nuestro, a someterse a la explotación del empresario, y mucho mejor si el empresario es norteamericano, alemán o inglés.
Con pleno manejo de nuestras riquezas ¿tendría el gobierno que estar mendigando a las transnacionales del cobre para reconstruir a las regiones devastadas? La soberanía sobre las riquezas del territorio nacional, además, es un derecho reconocido por las Naciones Unidas en su resolución nº 1803 (XVIII) del 14 de diciembre de 1962 titulada: "Soberanía Permanente Sobre los Recursos Naturales", la cual declara entre otros puntos:
“El derecho de los pueblos y de las naciones, a la soberanía permanente sobre sus riquezas y recursos naturales debe ejercerse en interés del desarrollo nacional y del bienestar del pueblo del respectivo Estado”.

“La violación de los derechos soberanos de los pueblos y naciones sobre sus riquezas y recursos naturales es contraria al espíritu y a los principios de la cooperación internacional y a la perseveración de la paz.”
Por eso el ejemplo de la Unidad Popular debe estar en nuestras conciencias, porque en los setenta un movimiento político y social chileno, protagonizado por hombres y mujeres valientes, por trabajadores y trabajadoras, dirigido por Salvador Allende, desafió los intereses de las clases altas y de la gran potencia imperial y sus empresas. En el bicentenario sigue aun pendiente nuestra real independencia económica, porque este entreguismo, este regalar nuestra riqueza, no es más que la expresión económica de nuestra situación de colonia. Colonia que sigue, tras siglos, tributando con nuestros minerales a los centros de poder que controlan el mundo.
Por eso a recordar el día de la Dignidad Nacional, cuando Chile hizo valer su derecho a la independencia. Ahora, cuando las clases privilegiadas tienen absolutamente todo el poder, y su reacción continúa, intentando levantar sombras y calumnias sobre la historia de la lucha del pueblo de Chile, de sus logros, de su gobierno popular, ahora más que nunca es el momento de que el movimiento social chileno se levante contra los privlegios de unos pocos, contra el imperialismo y toda forma de explotación y desigualdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada